14 mayo, 2017

166: ALGUIEN QUIERE SABER


Ocasionalmente, llegaban estímulos filosóficos. En aquel entonces, a mediados de los años 20, era habitual en Heidelberg que, como antiguo psiquiatra y actual representante de la filosofía, recibiera cartas del rectorado cuyo contenido, sorprendentemente, no era el de cumplir con órdenes. Así, el bedel me trajo una carta proveniente de Frankfurt, de una funcionaria administrativa [y dijo]: "Ahí alguien quiere saber, lo cual es poco menos que nada". La incorrección ortográfica y gramática con la que había sido escrita la carta, contenía, en un ánimo lleno de angustia, la pregunta por la valía de la ciencia, por si ésta no fuese también nada en realidad. Se trataba de una carta evasora de la angustia, suplicante, presuntamente en una esquizofrenia inicial, manifestamente pensada en un vistazo de la muerte, pero extraordinaria en las oraciones debido al modo de expresión abstracto. Yo conté esto inmediatamente a Heidegger, quien estaba de visita. Ningún colega hubiera tomado en serio tal carta como él hizo. Nos encontramos ante la evidencia de que en la frase del irónico bedel se veía la ignorancia del mundo.

_Karl Jaspers en "Heidegger" (texto que correspondería a una entrada de su "Autobiografía filosófica"), trad. en revista Estudios n°109, vol12, verano/2014, ITAM, México-> http://biblioteca.itam.mx/estudios/100-110/109/000256368.pdf



 *Whatever Works (2009)