09 enero, 2017

158: AQUÍ, ESTO




Básicamente, no creo que la negación o desmitificación de la trascendencia sea un problema mayor. Pero nunca ví lo que está por encima de nuestra existencia, siempre miré lo que está con o lo que se dice que está en. El materialismo vulgar se ocupa de criticar a lo que está arriba; el marxismo devela lo que está adentro. Esto es, nunca fue mi problema discutir directamente contra la idea de una trascendencia divina pero si atacar directamente cualquier concepción trascendente o trascendencial de la conciencia. Lo que siempre me pareció insoportable es el recordatorio constante, contra el dolor humano y la miserio, de una supuesta verdad y riqueza que reside -en todas las circunstancias- en interiore homine. Los objetos de mi crítica son el alma, identidad, egoísmo, e individualismo. Y el objetivo de mi critica es el intento, promovido por la religión, de arreglar valores y establecer una "naturaleza humana" que les de su plenitud y eternidad.


_Antonio Negri, entrevistado por Judith Revel, en -> http://dx.doi.org/10.1080/08935696.2016.1243627


("Opération terrestre", de Estelle Chrétien)

03 enero, 2017

157: ESCRIBIR


Wu-wei
Yo era muy joven, había comenzado apenas mi carrera docente y creía pretenciosamente que un profesor de filosofía tenía por misión provocar grandes disturbios en la cabeza de los adolescentes; planeaba cada clase como una gran provocación. Ese día propuse discutir el suicidio, la legitimidad del suicidio. Dejé hablar a todo el mundo y poco a poco la discusión fue convirtiéndose en un happening. Solo una chica de ojos muy negros no dijo nada y escuchaba todo con atención; parecía medir cada argumento con mucho cuidado. A la semana siguiente me llamó la atención su ausencia. Durante la clase, la directora responsable del establecimiento me mandó a llamar para darme la penosa noticia de que la estudiante Daniela Crétien había muerto el martes último -"justamente el día de su clase", agregó como al pasar- en un accidente lamentable que nadie aún podía explicarse. interrumpí la clase y la docencia para siempre y me gané la vida haciendo trabajos manuales. Años más tarde un viejo pescador me encargó un cuchillo de pesca. Estuve un mes haciéndolo, trabajando delicadamente cada una de sus partes. Poco tiempo después, una tarde, el pescador asesinó a su mujer, al parecer un crimen pasional. Supe que el arma homicida había sido el cuchillo. Abandoné todo oficio para siempre. Vivo de la generosidad de un pariente -que cree que he perdido la razón- con la única aspiración de no hacer nada, de lograr un abandono absoluto.

Tengo miedo de esta página que destruiré de inmediato.


_Diego Tatián, en Los seres y las cosas, dentro de "Lugar sin pájaros" (Bs As: Biblioteca Nacional, 2014, p33)



*Detalle de una visita al taller de Elisabeth Mladenov ->


31 diciembre, 2016

156: ONGOING



La era computacional –la era de Facebook, Instagram, Twitter– está dominada por la idea de que hay pizarras limpias en el inconsciente. Las formas de los nuevos medios no sólo han levantado la cubierta que las eras culturales previas habían puesto sobre el inconsciente, sino que se han convertido en las nuevas infraestructuras del inconsciente. Ayer, la socialidad humana consistía en mantener los límites sobre el inconsciente. Pues producir lo social significaba ejercer vigilancia sobre nosotros mismos, o delegar a autoridades específicas el derecho a hacer cumplir tal vigilancia. A esto se le llamaba represión. La principal función de la represión era establecer las condiciones para la sublimación. No todos los deseos pueden ser cumplidos. No todo puede ser dicho o hecho. La capacidad de limitarse a sí mismo era la esencia de la propia libertad y de la libertad de todos. En parte gracias a las formas de los nuevos medios y a la era post-represiva que han desencadenado, el inconsciente puede ahora vagar libremente. La sublimación ya no es necesaria. El lenguaje se ha dislocado. El contenido está en la forma y la forma está más allá, o excediendo el contenido. Ahora se nos hace creer que la mediación ya no es necesaria.

_Achille Mbembe en "El era del humanismo está terminando", traducido por Gonzalo Díaz Letelier ->